contacto@diezmilhorasdetrading.es

Hacer Trading con una Navaja en el Cuello

A menudo, en la vida y en el trading, tenemos que pasar por situaciones complicadas, en las que incluso puede peligrar nuestra integridad física o nuestra cuenta de efectivo, y que, aunque aparentemente no estemos preparados para ello, tenemos que reaccionar de modo inmediato, dudando lo menos posible, manteniendo la sangre fría e intentando salvar el cuerpo, la cartera e incluso la dignidad.

Podemos entrar al mercado en días como estos últimos, cargando nuestras posiciones mucho más de lo que nos podemos permitir, y sentándonos en el vagón equivocado, y tras ver como una vela enorme tira por tierra el sentido de nuestro entrada, movemos una y otra vez el stop (o suicidamente lo quitamos sin más), y nos quedamos temblando literalmente, con el corazón acelerado, viendo como seguimos perdiendo y perdiendo, en un estado de pánico provocado por ver que se nos pueden evaporar en cuestión de segundos nuestro saldo y nuestros sueños, y no hacemos nada para evitarlo….

O podemos encontrarnos con que un día cualquiera, de modo totalmente inesperado e imprevisible, estemos a punto de perder la vida en cuestión de minutos, y tengamos que tomar de golpe una decisión que nos permita salir airosos de la situación. El sábado pasado cometí el error de aparcar mi coche en un barrio de una ciudad que desconocía,pero  nada recomendable (igual que podía haber entrado al mercado en contra de la tendencia, en plenas noticias, cargado hasta los topes), y tuve la mala suerte de encontrarme con un personaje que no venía a darme las buenas noches precisamente.

Corrí rápido hacia el vehículo, pero no sé si porque no fuí lo suficientemente ágil  (hay que hacer más ejercicio y no estar tanto delante de las pantallas), o porque no pensé que viniera detrás de mí el susodicho, entré en el coche, cerré el seguro y arranqué velozmente, para llevarme uno de los sustos de mi vida al ver que el presunto delincuente había conseguido entrar a la vez que yo (supongo que por el portón trasero) y me acariciaba cariñosamente desde los asientos de atrás con una navaja en el cuello…

El mercado cayendo y yo, pese a los gritos y el tremendo susto inicial, no podía caer en estado de pánico. Podía pensar que acabaría en un descampado, sin vehículo, sin cartera…incluso sin vida, pero tampoco tenía mucho tiempo para ello, y supongo que por inspiración de Dios o de mi padre que está junto a él allá en las alturas, comencé a hablar y hablar, a preguntarle al de la navaja como se llamaba, si tenía hijos, le hablé de los míos, me inventé que uno de ellos estaba en el hospital y que se tenía que bajar porque iba a verle y por eso corría tanto, apelé a que él también era un buen padre y en el fondo una buena persona y se iba a meter en líos, buscando los puntos débiles de una persona con dificultades en el habla y en su entendimiento motivadas por el consumo de quién sabe cuántas sustancias dañinas que llevaría en su cuerpo…

huir luchar

No me estuve quieto y sabía que tenía que reaccionar, que estaba operando sin stops pero que no podía estarme sin hacer nada, porque la situación podría tornarse mucho más peligrosa de lo que ya era…>

Y tras circular durante un tiempo con el desagradable aliento de mi nuevo amigo en mi nuca, paré el coche, le convencí para que saliera él también del vehículo y me dijera por dónde se iba al hospital para ir a ver a mi hijo, porque yo no lo sabía, y tras otro rato de desesperante diálogo, cerré la operación con una pérdida de 20 Euros que le entregué gustosamente rogándole lo empleara en comida (cosa que me prometió, con un brillo ansioso en sus ojos supongo que motivado porque sabía que pronto podría meterse una nueva ración inesperada de droga en su maltrecho cuerpo), e incluso se despidió de mí dándome un abrazo, con la navaja aún sobresaliendo del bolsillo de sus pantalones…

Me despedí de Antonio, que así se llamaba, con lágrimas en los ojos, producto no de la emoción de tan sentido abandono, sino supongo que reflejo del trauma vivido poco antes, y juro que no pude parar de llorar hasta llegar a casa, con un llanto nervioso y lleno de rabia pero también de liberación, y que inútilmente conseguí ocultar a los que allí estaban…

 

Es algo totalmente surrealista, digno del guión de cualquier película de Tarantino, de una mala comedia negra, pero que acabó bien, que supe reaccionar a tiempo y que, como todo en la vida y en el trading, debe servir para sacar conclusiones, para aprender…

Puede pasar cualquier cosa en cualquier momento, una noticia que haga caerse los mercados o lanzarlos hasta el infinito, un accidente o un Antonio con el síndrome de abstinencia que se cruza en nuestras vidas sin tenerlo programado, y tenemos que tener nuestro stop de protección puesto en el broker (no mental), nuestros pensamientos sobre lo que verdaderamente importa en la vida que nos sirvan de escudo frente a lo imprevisto, y actuar, no parar de hablar o de ejecutar…pero siempre siguiendo hacia adelante.

¿Por qué nos obligamos nosotros mismos a operar a veces (aunque en este caso sea metafóricamente) con la presión de esa navaja en el cuello? ¿Por qué nos apalancamos mucho más de lo que deberíamos por el tamaño de nuestra cuenta o de nuestros conocimientos o entramos en diez mercados a la vez sin haber dominado aún ni siquiera uno sólo?

¿Por qué no nos detenemos y ganamos un tiempo vital en preparar nuestro plan y nuestro sistema, un tiempo para aprender,para formarnos, y respirar y parar y tratar de cambiar las cosas que no nos gusten o que no nos den resultados? Siempre repito que no se puede operar ni vivir con miedo, pero si los mercados y la vida ya son suficientemente complicados, no los compliquemos nosotros más, no seamos masoquistas ni imprudentes, no tengamos prisa, ni impaciencia….

 

 

Avancemos poco a poco y con decisión y conocimiento y no seamos ni kamikazes ni suicidas a la hora de meter cualquier operación en el mercado (recibo correos de gente que quiere hacer mi curso y formarse después de haberse puesto ellos mismos una navaja en el cuello, tras haberse “fundido” su cuenta sin estar aún preparados para operar, sin haberse molestado en conocer un poco más sobre las reglas de este apasionante pero exigente mundo del trading, y son cosas que se podrían evitar…)

Siempre es posible que ocurra lo supuestamente imposible, y aparezca un nubarrón en el mercado que te barra tus posiciones, un intruso en tu coche y en tu vida…Mejor seguir siendo prudentes, no acercarnos ni a barrios que desconozcamos ni arriesguemos más de lo aconsejable, si aún no sabemos bien cómo hacerlo…

Igual que yo he aprendido de esas sensaciones de miedo que experimenté la otra noche, aprender también del dolor emocional y económico que se experimenta cuando se pierde una cuenta o sale una operación mal…pero para salir corriendo, y y nunca volver a cometer esos errores, porque nos puede costar la vida…o la cuenta y la moral, y para valorar más aún todas las posibilidades y la tranquilidad que tenemos y que podemos seguir teniendo…

@gonzalogermj

Si te ha parecido útil o interesante las reflexiones y el contenido de este artículo, encantados de que lo compartas ó difundas en tus redes sociales !! Y si quieres leer más sobre todo ésto, ya está a la venta nuestro libro “Diez Mil Horas de Trading: Si Puedes Soñarlo, Puedes Lograrlo”, en una edición de lujo e ilustrada.

Y si deseas pasar ya a la acción, comienza hoy mismo: ocúpate en vez de preocuparte, decídete a aprender a operar  a pescar por tu cuenta en vez de ver cómo pasan por delante de tí los peces, los toros o los osos…puedo facilitarte el camino y ayudarte a erradicar esas malas costumbres, darte FORMACIÓN …(puedes ver en nuestro canal de YOUTUBE, la descripción de nuestro CURSO y no te equivoques  ni a la hora de aprender ni a la hora de escoger UN BUEN BROKER  con el que puedes  operar, y ahora, con excelentes PROMOCIONES gratuitas si te abres una cuenta en REAL desde los enlaces de abajo…

Contáctame desde el formulario de la web o en gonzalogermj@gmail.com

SLizKpB

EMPIEZA SI QUIERES PROBANDO, CON UNA CUENTA DEMO,O si te decides pasar directamente a la acción, y no demorarlo más ni ponerte más EXCUSAS puedes abrirte ya la cuenta en REAL y gracias a ello:-Te enviaríamos GRATIS (cuando nos comuniques por email que has aperturado dicha cuenta real desde cualquiera de los enlaces de nuestra web) un completo y más que útil PACK con los mejores LIBROS DE TRADING Y AUTOAYUDA que te servirán para operar mejor, conocerte más y estar mucho más preparado para lograr tus objetivos personales y en tu operativa,o acogerte a ésta y otras PROMOCIONES EXCLUSIVAS que tienes si te abres cuenta REAL desde esta web, y sin ningún coste adicional para tí.

 

logo gkfx 2.abrir cuenta real

 

 

6 comments on “Hacer Trading con una Navaja en el Cuello

    Gonzalo Germán Post author
    Reply

    Gracias a Dios, sí Adrián…a veces, cuando no queda otra opción que reaccionar a esa velocidad, parece que nos llega la inspiración y sacamos fuerzas de donde sea…menos mal que acabó bien, aunque el susto aún dura…
    Saludos y gracias amigo!

Reply

Madre mía, que situación angustiante. Nervios de acero que has ido desarrollando con el tiempo gracias a esta profesión apasionante. Un punto de vista realista sobre un hecho tristemente surrealista. Un saludo

    Gonzalo Germán Post author
    Reply

    Pues sí…nadie se espera que una situación así le va a ocurrir alguna vez en su vida, pero a veces, tenemos que tomar una decisión en cuestión casi de segundos, que puede decantar luego muchas otras cosas a nuestro favor (y puede que influyera el estar acostumbrado a decidir continuamente en los mercados y como tú dices, el haber desarrollado esa capacidad después de tanto tiempo…), y Dios, el destino y el no parar de buscar alternativas, te hace encontrar esa solución que te salva unas veces la vida y otras la cuenta.
    Aún algo alterado pero prefiriendo ver el lado bueno y valorando un poco más todo.
    Muchas gracias, Jaime, saludos y suerte!
    @gonzalogermj

Reply

Lo que te ocurrió sale perfectamente descrito en el art. 242 del CP, sancionado con penas entre 2 a 5 años de prisión, y dando igual la cantidad que adquiriese en ese momento (1, 2, 5,10 o en este caso 20 euros), pues lo que se persigue es el hecho en sí, más que la cantidad adquirida. ES UN DELITO GRAVE Y MUY PELIGROSO!!
En la situación que vivistes, tu cerebro barajó diversas salidas, y como buen estratega que eres, tomaste LA MEJOR SALIDA. Buscaste suavizar esa situación de estrés y terror haciendo que la otra persona empatizara contigo, llegando a especie de síndrome de Estocolmo mutuo; por un lado tu cerebro suavizo ese miedo , y por otro lado conseguistes que ese atracador se fuera sin hacerte ningún daño y casi sintiéndose culpable por lo que te hizo. FANTÁSTICO. Hasta ahí perfecto. Pues en el fondo se trata de eso, tu vida por encima de esos miserable euros!!.
Pero nos falto un detalle. Denunciar en la Policia Nacional o Guardia Civil ese mismo día o al dia siguiente!!. Sencillamente porque mañana ese “individuo” lo va a volver a intentar, pues sabe que le ha salido bien, y la próxima víctima que le ocurra, que puede ser mi madre (que por cierto ya le ocurrió), mi hermano, tu sobrino, tu vecino, tu hermana… reaccionara de manera diferente, pues nunca lo sabemos, y puede que la próxima víctima termine con una navaja clava en… Y DIOS NO QUIERA!!.
Esta muy bien salvaste tu vida, pues nunca sabes cómo va a reaccionar una persona con una navaja en la mano, pero siempre y con un pequeño gesto podemos evitar que mañana a otra persona le pase lo mismo. Hay esta la diferencia.
Por DESCONOCIMIENTO!!. NADA MÁS Y NADA MENOS
Además y te lo digo por mi experiencia en la calle desde el lado de los “buenos” y desde hace ya 10 años, este tipo de personas se hubiera conformado con 20, 10 o incluso 5, si fuera todo lo que llevaras en ese momento, justo para que esa misma noche se hubiera puesto y al día siguiente o una hora después hubiera ido a por otra víctima (mi madre, tu hermana, tu vecino…)
Esto no lo cuento para criticar a nadie, por favor no es mi intención, ni mucho menos; pues como ya te he comentado, hiciste lo mejor. Darle los 20 euros y que se fuera. Tu vida por encima de todo!!. Pero sí que lo escribo para que mañana otra persona que lea este post sepa cómo actuar y con ello poder ayudar a más personas inocentes como fuiste tú.
Enhorabuena por tu pagina que me parece muy interesante y espero poder ayudar con este consejo.
Para lo que quieras siempre me tienes.

    Gonzalo Germán Post author
    Reply

    Muy interesantes y valiosas reflexiones, y agradecido por tus consejos y recomendaciones, que comparto totalmente…Pues sí, a veces, el cerebro es capaz de escoger entre todas las posibles opciones, y quedarse con la menos mala, pero otras veces en cambio, el miedo nos paraliza y nos hace decantarnos por dar un paso que puede ser peligroso (o nos envalentonamos demasiado y creemos que podemos dominar la situación y a la otra persona, con violencia, y terminamos mal, o huímos haciendo que ésta se asuste e instintivamente nos ataque).
    Son decisiones que pueden cambiarte (e incluso quitarte) la vida. Igual que escoger beber esa maldita última copa antes de coger un coche, o decidir una compañía o una pareja, que luego resulta ser alguien nocivo para nosotros, ó transitar, como ahora que me encuentro de viaje por países mararavillosos y encantandores, pero con zonas, como ocurre en cualquier lugar, a las que recomiendan no acercarse a ciertas horas o sin compañía de personas del lugar, y por hacerse una foto la gente acude portando sus caros móviles en la mano…
    Muchas de esas cosas ya las he aprendido, y claro que valen para que los demás tengan precaución (igual que, centrándonos en el tema de las inversiones, también hay gente que escoge ponerse una propia navaja o una zancadilla metiéndose de lleno en un mercado, en un producto o en una operación sin los conocimientos previos, y perdiendo “hasta la camisas”, o confiando en algún gurú que le aconseja una mala inversión, o le hace (como me ocurrió a mí), pagar varios miles de euros por un curso impartido por gente que nunca ha operado ni operará en su vida…
    En fin…situaciones de peligro y de riesgo (unas buscadas y otras con las que nos enfrentamos de golpe), miedo, acción, reaccción….y siempre, siempre, aprendizaje.
    Saludos, gracias por estar leyendo y comentando al otro lado, y suerte en todo!

Deja un comentario