contacto@diezmilhorasdetrading.es

Huye de los Días Desastrosos en el Trading

Hoy me ha preguntado el primo de mi vecino (no va con segunda intención…), si haciendo trading y operando e invirtiendo en los mercados financieros y bursátiles, todos los días son ó tienen que ser siempre buenos ó muy buenos…

Por supuesto, la respuesta es obvia,y aquí ocurre igual que en la vida misma: no todo es de color de rosa, ni todo sale siempre bien.  Y podríamos poner un símil muy sencillo, y fácil de entender:  igual que puede suceder en cualquier otra actividad ó negocio “físico”, en el que por ejemplo, un día entran y compran en una determinada tienda ó establecimiento centenares de personas, y su dueño hace una recaudación espectacular, y obviamente gana mucho más dinero que de costumbre, y del mismo modo, puede ocurrir que otro día la climatología sea adversa y nadie salga de su casa, y pase las horas muertas sin vender prácticamente nada, y en esa jornada, hasta le haya “costado dinero” abrir su negocio…

Pero lo que importa es “la suma de los días”, no lo que consiga recaudar en uno sólo, ni en una semana, ni siquiera en un mes…sino el resultado final cuando vaya a hacer balance, ya sea al final del año ó al final del ciclo temporal en el que suela hacer precisamente éso, resumir el total de sus ingresos y el total de sus gastos.

 

Ni el dueño de ese negocio que ponemos como ejemplo puede creerse “el rey del mundo”, porque un día venda 200 productos, ni hundirse ni abatirse porque otro día sólo venda 2…Tendrá que seguir trabajando, responsabilizándose,  y esforzarse los 363 días restantes, para conseguir obtener una media de ventas lo suficientemente óptima como para que le permita cubrir todos sus costes y terminar ganando suficiente dinero como para vivir y seguir adelante (con éso, ya sería suficiente, y con los pies siempre en la tierra, sin pensar en hacerse rico de la noche a la mañana, pero sin dejar de querer mejorar y ofrecer más servicios, aperturar nuevos establecimientos…cuando el que actualmente regente sea lo suficientemente rentable y lo domine y esté preparado y capacitado para ello).

 

Es un ejemplo muy parecido al que comentamos a los alumnos que contactan con nosotros para formarse y  (ya sea presencialmente con nuestro Vídeo Curso, explicado en Youtube) que sirve sobre todo para reiterar y reafirmar que el trading es una auténtica carrera de fondo, un maratón, en el que lo importante ó lo transcendente no es lo que ganes ó lo que pierdas en una única sesión ó en una única operación, sino el resultado final de las sumas de todos los puntos ó ticks de tus operaciones positivas y exitosas (de tus profits) menos la resta del importe del global de todos los puntos de tus operaciones negativas y fallidas (de tus stops).

Ni puedes creerte tú tampoco el “rey del mundo” porque un día todo fluya fácil y rápidamente y logres conseguir un objetivo muy grande, y muchos más puntos de los previamente esperados (y aumentes considerablemente el saldo de tu cuenta), pero tampoco abatirte, ni desesperarte ni abandonar, a las primeras de cambio porque encadenes varias operaciones negativas.

 

Porque como insistimos y reiteramos siempre, es obligatorio y vital seguir todas las reglas de tu sistema de trading (del que hayas aprendido y del que uses para operar en los mercados), ejecutar todas las señales en tu horario de operativa, ser disciplinado, estar focalizado, esforzarte, formarte, aprender, aprenderte, mejorar cada día…y entender que una operación “mala” (aunque duela, por supuesto), no es una operación que acaba con un resultado negativo, o que tienes que cerrar porque “te lo dice” tu sistema, o porque se ejecuta tu stop…

Una operación “mala” es aquella precisamente que se ejecuta contradiciendo nuestras propias reglas, nuestras propias normas, nuestro plan de trading…y que hace que vayamos en contra de nuestros intereses, de nuestro camino, y con ello, en contra de nuestra cuenta y de nosotros mismos.

 

Por ejemplo, si nuestro sistema “nos dice ó nos marca” una entrada de compra en un determinado activo ó mercado financiero, y ésta, llega a ponerse +5 puntos a nuestro favor, pero pasado un determinado tiempo, el precio comienza a caer y tenemos que cerrar la operación en -8 (siguiendo de nuevo nuestros indicadores, la acción del precio, ó las reglas de entrada y salida de nuestro sistema de trading), esa operación (aunque nos duela el perder dichos -8 puntos), no será una operación “mala”, sino una operación fallida, aunque bien ejecutada.

Y además, el cierre de la misma no supone un daño ni un perjuicio demasiado costoso ni gravoso para nuestra cuenta, y nos permitirá luego si se da el caso, reincorporarnos a la nueva tendencia bajista, permitiéndonos ganar (no “compensar”, ni “recuperar”, porque aquí, cada operación es siempre distinta e independiente de la anterior) ó estar en condiciones de obtener un beneficio de +12, +20…ó de lo que sea, pero ya fuera de la operación “fallida” anterior, y listos para tomar la siguiente.

 

 

Por contra, una operación “mala”, y siguiendo con el mismo ejemplo anterior, sería esa misma orden de compra, que tras ir con +5 puntos, empieza a bajar y pese a que nuestro sistemay nuestras normas nos están “advirtiendo” y diciendo que hay que cerrarla, asumiendo esa pérdida de -8 puntos, no cerramos, nos saltamos las reglas, y permanecemos dentro del mercado, permaneciendo impasibles viendo cómo el precio cae y cae (contradiciendo nuestro propio sistema y con la “esperanza” de que luego el precio se dé de nuevo la vuelta), y consiguiendo con ello dos cosas: que nuestras pérdidas aumenten (y nuestra moral y nuestros nervios, por haber sido indisciplinados, y que encima no podamos ejecutar esa nueva señal de venta que nos hubiera terminar el día ó la sesión sobradamente en positivo…

 

Y podríamos “estropear” aún más dicha orden de compra que no fuimos lo suficientemente responsables como para cerrarla y posicionarnos en el lado contrario del mercado, si encima, en lugar de no asumir dicha mínima pérdida, nos “hacemos los valientes”, y pese a que el precio caiga y caiga, nosotros continuamos en lugar de vendiendo posiciones, comprando y comprando, yendo en la dirección contraria a lo que está haciendo el mercado, sobreapalancándonos sin motivo y contra tendencia, y ya sin poner stops, ni saber muy bien lo qué estamos haciendo (porque aparte de rezar, ó de esperar un milagro, o confiar en que el precio se dé la vuelta, poco podemos hacer ya…).

Pues bien, para salir vivos de esta selva que suponen los mercados financieros, el trading, la Bolsa y la inversión y especulación, hemos de entender que pasaremos por estas situaciones:

 

-Por días, sesiones u operaciones que metamos en el mercado y en la plataforma de nuestro broker, que sean BUENOS, en los que los movimientos del precio son limpios y con mucho rango, y todas nuestras operaciones salen muy bien: hay una tendencia clara, estamos lúcidos y obedientes y abrimos y cerramos cuándo hemos de hacerlo, el precio se mueve “noblemente” y sin engaños (y en ésos días buenos, ganaremos bastantes puntos y hemos de conseguir  “fácil” y rápidamente con creces nuestro objetivo).

 

-Por días, sesiones u operaciones que metamos en el mercado, que sean MALOS, en los que el precio está errático, lateral, la tendencia no se define, ó bien nosotros no estamos lo suficientemente rápidos ó concentrados, a la hora de ejecutar las normas y las señales, ó no hay volatilidad casi y las operaciones no acaban de definirse (en ésos días,  asumiremos nuestras reglas, ejecutaremos los stops cuando sea preciso, ni antes ni después, y asumiremos que podremos terminar perdiendo, pero nunca en mayor proporción de los puntos ó las cifras que solemos ganar, como es obvio, y entender que esas pérdidas forman parte del camino, y que hasta un equipo de fútbol puede perder varios partidos y aún así,  obtener una digna clasificación, ó incluso ganar la Liga).

-Pero hemos de evitar a toda costa pasar por sesiones, operaciones ó días que convirtamos en DESASTROSOS, en los que nos saltamos todas nuestras normas, todas las reglas de nuestros sistema de trading, nos dejamos vencer por el ego, ó por la avaricia, ó por el miedo y la desconcentración, ó por el “deseo de vengarnos” del mercado, y así, operamos con muchos más contratos de los que podríamos permitirnos por el tamaño de nuestra cuenta y por nuestra experiencia y conocimientos, vamos contra la tendencia y contra el precio, nos ponemos nerviosos y estamos desfocalizados, y terminamos perdiendo en un día de desastre y locura, lo que nos ha costado conseguir y lograr en muchas más sesiones y un porcentaje muy grande de nuestra cuenta).

Puedes conseguir siendo vencedor de una guerra si ganas unas cuantas batallas y pierdes otras, pero no si tienes muchas en las que “sacrificas” todo tu ejército (ó todo tu dinero…), sin motivo, planificación ni sentido alguno.

Puedes conseguir ser “vencedor” en el trading y alcanzar tus metas y tus objetivos (y hasta la ansiada y bendita consistencia, sí), si ganas en bastantes sesiones (si tienes bastantes días BUENOS), si aceptas perder en otras, (si tienes unos cuantos días MALOS), pero nunca si vas contra tu sistema y contra tus normas y tienes días DESASTROSOS.

Como nos decimos como mucha frecuencia desde aquí (y cómo me dije también a mí mismo), aplicarse desde ya mismo esta frase “Y un día, entendí que mi principal enemigo era yo…Y desde entonces, comencé a ganar batallas.”

 @gonzalogermj

Si te haN parecido interesantes las reflexiones y el contenido de este artículo, encantados de que lo compartas ó difundas en tus redes sociales !! Y si quieres leer más sobre todo ésto, ya está a la venta nuestro libro “Diez Mil Horas de Trading: Si Puedes Soñarlo, Puedes Lograrlo”, en una edición de lujo e ilustrada.

Y si deseas pasar ya a la acción, comienza hoy mismo: ocúpate en vez de preocuparte, decídete a aprender a operar  a pescar por tu cuenta en vez de ver cómo pasan por delante de tí los peces, los toros o los osos…puedo facilitarte el camino y ayudarte a erradicar esas malas costumbres, darte FORMACIÓN …(puedes ver en nuestro canal de YOUTUBE, la descripción de nuestro CURSO y no te equivoques  ni a la hora de aprender ni a la hora de escoger UN BUEN BROKER  con el que puedes  operar, y ahora, con excelentes PROMOCIONES gratuitas si te abres una cuenta en REAL desde los enlaces de abajo…

Contáctame desde el formulario de la web o en gonzalogermj@gmail.com

SLizKpB

EMPIEZA SI QUIERES PROBANDO, CON UNA CUENTA DEMO,O si te decides pasar directamente a la acción, y no demorarlo más ni ponerte más EXCUSAS puedes abrirte ya la cuenta en REAL y gracias a ello:-Te enviaríamos GRATIS (cuando nos comuniques por email que has aperturado dicha cuenta real desde cualquiera de los enlaces de nuestra web) un completo y más que útil PACK con los mejores LIBROS DE TRADING Y AUTOAYUDA que te servirán para operar mejor, conocerte más y estar mucho más preparado para lograr tus objetivos personales y en tu operativa,o acogerte a ésta y otras PROMOCIONES EXCLUSIVAS que tienes si te abres cuenta REAL desde esta web, y sin ningún coste adicional para tí.

 

logo gkfx 2.abrir cuenta real

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar