contacto@diezmilhorasdetrading.es

El cuento del Ratoncito Pérez y el Trading

Hoy me ha preguntado el primo de mi vecino (no va segunda intención…) que si había algún modo para tratar de conseguir que las pérdidas haciendo trading y operando en los mercados, nos afectaran lo menos posible…

A menudo cometemos el error, en la vida y en el trading, de pensar que todo tiene que ser siempre del mismo color (blanco o negro, verde o rojo), y todo nuestro transcurrir tiene ser siempre plácido y dichoso, o continuamente negativo y desgraciado, o que la tendencia de los mercados va a ser siempre bajista, o siempre alcista.

Y además, pensamos que en nuestro deambular en el día a día o en el devenir de los mercados, todo tiene que moverse o avanzar en una línea continua, en una verticalidad interminable en la que nunca puede haber el menor paso atrás…

Pero ni la vida ni el trading son así. Por muy bien que nos vayan las cosas, puede llegar una mala noticia que empañe nuestra alegría, por muy alcista o bajista que esté el mercado siempre se producirá un retroceso, y ambas cosas,tanto los momentos de tristeza en la vida como  los pasos atrás en los impulsos del mercado, deben servirnos para detenernos a respirar, a tomar aún más fuerza y tranquilizarnos pensando que estamos en la buena dirección…

Tienen que valer no para pensar que todo nos va a ir mal a partir de ahora, o que el mercado se ha girado de golpe y tenemos que hacer un “reverse” en nuestra posición y darnos la vuelta rápidamente. Haríamos mal en pensar en lo peor solamente porque algo interrumpa nuestra paz o felicidad vital, o porque suframos una serie de stops seguidos, o tengamos que aguantar una serie de operaciones perdedoras, o porque un pequeño retroceso se interponga en el sentido de nuestra posición.

Importa el hacerlo bien día a día,el creer en ello,en lo que ansiamos alcanzar…en nosotros, en nuestro sistema y en dedicarnos en cuerpo y alma, entendiendo que esos pequeños tropiezos en nuestro camino, esas pérdidas, no deben distraernos de la meta que buscamos y que al contrario, no deben ser más que un aliciente para aprender más, hacernos un poco más sabios, y sacar nuevas conclusiones para mejorar y continuar.

Hay que sacar lo bueno de esos retrocesos,stops y tristezas, pensar si debemos cargar o descargar contratos y vencer para siempre el miedo y dejar de probar y simular y comenzar a operar como sabemos que tenemos que hacerlo, en real y con concentración y determinación, no postergar nuestra decisión una y otra vez…

Pensar si realmente tenemos que corregir y mejorar aspectos en nuestra operativa delante de las pantallas, y relativizar y entender que el trading es una ocupación de riesgo, de incertidumbre, en la que debemos formarnos y prepararnos no solamente técnica sino mentalmente, sin prisas pero sin pausas… 

 

 

Y entender que todo va unido…e igual  tenemos que valorar y atender más algo en nuestra familia o a nuestro alrededor, pero en ninguno de los casos salir corriendo a las primeras de cambio porque algo (una operación, una relación o lo que sea) nos salga mal.

En los últimos días he  recibido alguna que otra mala noticia y yo era antes de los que tendía  a verlo rápidamente todo negro (y no me importa confesarlo y hasta escribirlo me valió para exorcizar ese comportamiento, pero me obligué a  cambiar y mejorar, y empezaron a aparecer otro tipo de colores…tanto en mi vida como en mi trading).

Pese a todo, no conseguía quitarme del todo de la cabeza ese malestar y ese sentimiento desagradable por una situación difícil e  injusta que no me quedaba más remedio que soportar …y  así llegué a la noche, con la mente aún lamentándose un poco, y casi sin acordarme de que ese día se le había caído  un diente a mi hijo…

Y mientras escuchaba cómo el ratoncito Pérez depositaba bajo su almohada unas cuantas monedas, recordé cómo esa misma mañana, mientras estaba de voluntario en un supermercado colaborando con una campaña de recogidas del Banco de Alimentos (aprovecho y me da igual repetirme, que todos podemos seguir colaborando, en la medida de nuestras posibilidades) había escuchado en primera persona el caso de una madre desesperada contándole a su hijo que el ratón o el hada de los dientes no existía, porque no tenían ni para comer, y menos aún para guardar algo para golosinas o para una hucha del todo vacía…y no sé me ocurrió volver a  quejarme más.ratón pérez

No hay que confundir un retroceso o un contratiempo con un giro brusco o con una catástrofe vital. Hay que aguantar el tipo, aprender, valorar las posiciones que tenemos en la vida y en el mercado…y seguir avanzando.

Saber  aguantar los pequeños retrocesos , y no cerrar una operación en la que luego cuando la analicemos en nuestro diario de trading, nos demos cuenta de que si nos  hubiéramos parado a pensar un poco, habríamos comprobado que nuestra entrada terminaría siendo buena, conforme a nuestro sistema y que debíamos haberla dejado simplemente transcurrir y seguir hacia su beneficio.

Y también saber fluir, y entender que a veces, debemos cerrarlas cuando llegan a su stop, para poder continuar a por la siguiente, sin darle demasiadas vueltas , sino entendiendo que nos guste o no, alternaremos las ganancias con las pérdidas y lo bueno con lo menos bueno…pero que es tan tópico como cierto,que al final, lo que acaba importando no solamente es lo que nos ocurra, lo que ganemos o perdamos, sino cómo reaccionemos en las ganancias y en las pérdidas, cómo nos afecta el dolor y la dicha…

Si aceptamos todo éso, debe llegar un día en el que domestiquemos nuestras emociones y nuestra operativa y aprendamos a aguantar mejor los retrocesos después de los impulsos, las alegrías después de las tristezas…a relativizar y esperar, ni hacer operaciones erróneas que luego nos arrastren toda la jornada de trading, ni mantenernos en una posición perdedora a sabiendas de que estamos en el lado contrario del mercado…

 

 

Saber vivir y saber  operar con esa dualidad, con esa alternancia de números y sentimientos positivos y negativos, de ganancias y de pérdidas…y volver de nuevo a ser  un poco niños para entender que hasta la pérdida de un diente es necesaria para que crezca en su lugar otro más fuerte y que nos hará ser más maduros…y tener la serenidad suficiente como para aceptar las cosas que no podemos cambiar, ocuparnos y aprender para cambiar las que sí se pueden…y conocimiento suficiente para distinguir la diferencia…

@gonzalogermj

Si te han parecido útiles o interesante las reflexiones y el contenido de este artículo, encantados de que lo compartas ó difundas en tus redes sociales !! Y si quieres leer más sobre todo ésto, ya está a la venta nuestro libro “Diez Mil Horas de Trading: Si Puedes Soñarlo, Puedes Lograrlo”, en una edición de lujo e ilustrada.

Y si deseas pasar ya a la acción, comienza hoy mismo: ocúpate en vez de preocuparte, decídete a aprender a operar  a pescar por tu cuenta en vez de ver cómo pasan por delante de tí los peces, los toros o los osos…puedo facilitarte el camino y ayudarte a erradicar esas malas costumbres, darte FORMACIÓN …(puedes ver en nuestro canal de YOUTUBE, la descripción de nuestro CURSO y no te equivoques  ni a la hora de aprender ni a la hora de escoger UN BUEN BROKER  con el que puedes  operar, y ahora, con excelentes PROMOCIONES gratuitas si te abres una cuenta en REAL desde los enlaces de abajo…

Contáctame desde el formulario de la web o en gonzalogermj@gmail.com

SLizKpB

EMPIEZA SI QUIERES PROBANDO, CON UNA CUENTA DEMO,O si te decides pasar directamente a la acción, y no demorarlo más ni ponerte más EXCUSAS puedes abrirte ya la cuenta en REAL y gracias a ello:-Te enviaríamos GRATIS (cuando nos comuniques por email que has aperturado dicha cuenta real desde cualquiera de los enlaces de nuestra web) un completo y más que útil PACK con los mejores LIBROS DE TRADING Y AUTOAYUDA que te servirán para operar mejor, conocerte más y estar mucho más preparado para lograr tus objetivos personales y en tu operativa,o acogerte a ésta y otras PROMOCIONES EXCLUSIVAS que tienes si te abres cuenta REAL desde esta web, y sin ningún coste adicional para tí.

logo gkfx 2.abrir cuenta real

 

Deja un comentario